Tipos de biodiversidad

Para poder comprender cuántos tipos de biodiversidad existen en el mundo y sus diferencias, primero debemos abordar el significado de Biodiversidad y en que consiste.

¿Qué es la Biodiversidad?

La biodiversidad es la suma de todas las diferentes especies de animales, plantas, hongos y organismos microbianos que viven en la Tierra y como también la variedad de hábitats en los que viven. Los científicos estiman que habitan más de 10 millones de especies diferentes en la Tierra.

La biodiversidad es la base de todo, desde la producción de alimentos hasta la investigación médica. Los humanos usan alrededor de 40,000 especies de plantas y animales diariamente. Muchas personas de todo el mundo todavía dependen de especies silvestres para algunos -o todos- sus alimentos, refugio y ropa. Todas nuestras plantas y animales domésticos provienen de especies ancestrales que habitaban de forma silvestre. Además, casi el 40 por ciento de los productos farmacéuticos utilizados en los Estados Unidos y en gran parte del mundo, se basan o sintetizan a partir de compuestos naturales que se encuentran en plantas, animales o microorganismos.

La variedad de organismos vivos que se encuentran en un ambiente determinado, combinado con los factores físicos y ambientales que los afectan, conforman lo que se conoce como un ecosistema. Los ecosistemas saludables son vitales para la vida; regulan muchos de los sistemas químicos y climáticos que hacen que exista aire limpio, agua limpia y abundante oxígeno. Los bosques, por ejemplo, regulan la cantidad de dióxido de carbono en el aire, producen oxígeno como un subproducto de la fotosíntesis y controlan la lluvia y la erosión del suelo. Los ecosistemas, a su vez, dependen de la salud y continua vitalidad de los organismos individuales que los componen. Eliminar solo una especie de un ecosistema puede provocar que el ecosistema funcione de manera negativa.

Los diferentes tipos de biodiversidad

La biodiversidad incluye tres tipos principales:

  • Diversidad dentro de las especies (Diversidad genética)
  • Entre especies (Diversidad de especies)
  • Entre ecosistemas (Diversidad de ecosistemas).

 

  1. Diversidad genética

 

Cada especie en la Tierra está relacionada con las demás a través de conexiones genéticas. Cuanto más relacionadas estén las dos especies, más información genética compartirán, y más similares fenotípicamente serán. Los parientes más cercanos de un organismo se deberá a que son miembros de la misma especie u organismos con los que se tiene el potencial de aparearse y producir descendencia. Los miembros de una misma especie comparten genes que son los encargados de mantener la información bioquímica que determinan, en parte, cómo se verán, se comportaran y vivirán los animales. Una ardilla gris oriental, por ejemplo, comparte la gran mayoría de sus genes con otras ardillas grises orientales, indiferente de si viven en la misma área o si están separados por miles de kilómetros. Los miembros de una especie también comparten comportamientos de apareamiento complejos que les permiten reconocerse entre sí como compañeros potenciales.

Para prácticamente todas las especies, hay una especie similar y estrechamente relacionada en un hábitat adyacente.

Cada especie también tiene a otras especies relacionadas más remotamente con las cuales comparte un conjunto más general de características. Las ardillas grises, las ardillas listadas, las marmotas y los perros de las praderas pertenecen a la familia de las ardillas porque comparten varias características, como el número y la forma de los dientes y los detalles de la anatomía del cráneo y el músculo. Todos estos animales son roedores, un grupo grande de animales distantes que tienen en común los dientes incisivos que parecen un cincel y que crecen continuamente. Todos los roedores están relacionados con un grupo aún más amplio, los mamíferos. Los mamíferos tienen pelo, alimentan a sus crías con leche y tienen tres huesos en el oído medio. Todos los mamíferos, a su vez, están más distantemente relacionados con otros animales con columna vertebral o vertebrada. Todos estos organismos son animales pero comparten una estructura celular común con plantas, hongos y algunos microbios. Finalmente, todos los organismos vivos comparten una molécula común, ácido ribonucleico (ARN), y la mayoría también tienen ácido desoxirribonucleico (ADN).

Si bien todas las especies han descendido de un ancestro único y común, las especies divergen y desarrollan sus propios atributos peculiares con el tiempo, haciendo su propia contribución a la biodiversidad.

  1. Diversidad de especies

Es la variedad de especies dentro de un hábitat o una región. Las especies son las unidades básicas de clasificación biológica y, por lo tanto, la medida normal de la diversidad biológica. La riqueza de especies es el término que se le atribuye al número de especies diferentes en un área determinada. El total se estima que a nivel mundial existe dentro de 5 a 10 millones de especies, aunque hasta el momento, solo 1,75 millones han logrado ser nombradas científicamente.

Algunos hábitats, como los bosques lluviosos y los arrecifes de coral, poseen variedad de especies. Por ejemplo, en América del Norte y América del Sur tienen alrededor de 85,000 especies de plantas con flores, en Asia tropical y subtropical tienen más de 50,000 y en África tropical y subtropical tienen alrededor de 35,000. Por el contrario, en toda Europa se tiene 11.300 plantas vasculares. Sin embargo, otras áreas, como las salinas o en corrientes contaminadas, se tienen menos especies. Las especies se agrupan en familias dependiendo de las características compartidas.

  1. Diversidad Ecológica

La diversidad ecológica es la intrincada red de diferentes especies presentes en los ecosistemas locales y la interacción dinámica que existe entre ellos. Un ecosistema consiste en organismos de muchas especies diferentes que viven juntas en una región y sus conexiones a través de los flujos de energía, nutrientes y materia. Esas conexiones ocurren cuando los organismos de diferentes especies interactúan entre sí. La fuente de energía máxima en casi todos los ecosistemas es el sol. La energía radiante del sol se convierte en energía química a través de las plantas. Esa energía fluye a través de los sistemas cuando los animales comen las plantas y luego son comidos, a su vez, por otros animales. Los hongos obtienen energía de los organismos en descomposición, lo que libera nutrientes al suelo. Por lo tanto, un ecosistema es una colección de componentes vivos (microbios, plantas, animales y hongos) y componentes no vivos (clima y productos químicos) que están conectados por un flujo de energía. Medir la diversidad ecológica es difícil porque cada uno de los ecosistemas de la Tierra se funde con los ecosistemas que lo rodean.

¿Cuáles son los beneficios de la biodiversidad?

La biodiversidad juega un papel importante en la forma en que funcionan los ecosistemas y en los servicios que brindan. La siguiente es una lista de algunos de los beneficios, o servicios, de la biodiversidad:

  • Servicios de aprovisionamiento tales como alimentos, agua potable, madera, fibra y recursos genéticos
  • Regulación de servicios como el clima, inundaciones, enfermedades, calidad del agua y polinización
  • Servicios culturales tales como beneficios recreativos, estéticos y espirituales
  • Servicios de apoyo tales como la formación de suelos y ciclo de nutrientes

Conservación de la biodiversidad


A medida que se comprende mejor el alcance y la importancia de la pérdida de la diversidad biológica, se han propuesto y, en cierta medida, adoptado medidas positivas para detener la marea de la sexta extinción masiva. Varias naciones han promulgado leyes que protegen la vida silvestre en peligro de extinción.

En las últimas tres décadas, el enfoque se ha desplazado de la preservación de especies individuales a la protección de grandes extensiones de hábitats unidos por corredores que permiten a los animales moverse entre  hábitats. Por lo tanto, el movimiento para salvar, por ejemplo, al búho moteado del noroeste del Pacífico, se ha convertido en un esfuerzo por proteger vastas extensiones de madera de viejo crecimiento.

Pero a pesar de lo prometedores que son estos enfoques, los esfuerzos de conservación nunca tendrán éxito a largo plazo si no se toman en cuenta las necesidades económicas locales de las personas que viven en ecosistemas amenazados o cerca de ellos. Esto es particularmente cierto en los países en desarrollo, donde se encuentra gran parte de las tierras que quedan sin perturbar en el mundo. A fines del siglo XX, organizaciones internacionales como el Banco Mundial y World Wildlife Fund lanzaron un movimiento para que todos los países en desarrollo del mundo apartaran el 10 por ciento de sus bosques y hacerlas áreas protegidas. Pero muchas comunidades, que viven cerca de esas áreas protegidas, han dependido de la selva para obtener alimentos y leña durante miles de años. Abandonados y con pocas alternativas económicas, esas comunidades podrían quedar sin suficiente comida para subsistir.

Para abordar el problema, la biología de la conservación enfatiza el dialogo con las personas directamente afectadas por las medidas de conservación. Estos biólogos alientan a esas personas a desarrollar alternativas económicas y sostenibles para la cosecha destructiva y el uso de la tierra. Una alternativa es cosechar y vender productos renovables de la selva tropical, como las semillas de marfil vegetal de las palmas, conocidas como nueces de tagua y nueces de Brasil. Hasta donde las medidas de protección lo permitan, las comunidades de los bosques lluviosos podrían llevar a cabo operaciones sostenibles de tala de bosques tropicales, en las cuales los árboles cuidadosamente seleccionados se extraerían de una manera que tendrían un mínimo impacto en el ecosistema forestal. Otras comunidades están explorando el uso de plantas medicinales para el desarrollo de drogas como una forma de fortalecer y diversificar su economía.

Los biólogos conservacionistas también trabajan con establecidas industrias para desarrollar prácticas que garanticen la salud y la sostenibilidad de los recursos de los que dependen. Por ejemplo, los biólogos conservacionistas trabajan con los pescadores para determinar cuántos peces deberán capturar sin dañar la población y al ecosistema. Los mismos principios se aplican en la recolección de árboles, plantas, animales y otros recursos naturales.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: