Tipos de empresas

Las empresas son entidades economicas de producción que combinan varios factores como el trabajo y los recursos, tanto naturales como artificiales con el objetivo de producir bienes y servicios para venderlos y obtener un beneficio económico.

Las empresas pueden ser de distintos tipos y se pueden englobar en diferentes categorías. Las más comunes son:

1- Según la forma jurídica
2- Según el tamaño
3- Según la procedencia del capital
4- Según la actividad

Según la forma jurídica

Empresas unipersonales

Las empresas unipersonales se refieren a todas las empresas en las que el dueño es una única persona. Y será el dueño el que responda de forma ilimitada ante los daños ocasionados por la empresa a terceros.

Sociedades Colectivas

Son las empresas que pertenecen a un grupo de personas. En estos casos, será el grupo de personas el que responda de ilimitadamente ante los daños ocasionados a individuos como consecuencia de las acciones de la sociedad.

Empresas cooperativas

Las empresas cooperativas podrían encajar dentro de las conocidas como sociedades de interés social. Estas empresas nacen cuando varias personas consideran que tienen intereses comunes y deciden unir capital y esfuerzos para emprender una actividad empresarial que no podrían realizar sin esa unión o por separado.

SLR o sociedades de responsabilidad limitada

En las sociedades de responsabilidad limitada, se limita la responsabilidad de los socios y, en el caso de que la empresa generase algún tipo de perjuicio a terceros, éstos sólo responderán con el capital que aportaron a la empresa y no con todo su patrimono

Sociedad anónima (S.A.)

Las sociedades anónimas poseen responsabilidad que se limita al patrimonio aportado por los socios. Los titulares de estas empresas son los que cuentan con una parte del capital social de la misma a través de las conocidas como acciones.

Según el tamaño de la empresa

1- Microempresa

Según el tamaño de la empresa, se puede considerar como microempresa todo negocio que no supere los diez trabajadores. Generalmente, estas empresas suelen tener un único dueño y tienen una facturación “reducida” (una facturación reducida se considera, en líneas generales, entre 0 y 2 millones de euros). Las microempresas se pueden considerar parte de las pymes (pequeñas y medianas empresas) y forman una gran parte del tejido empresarial (de hecho, en España las microempresas de 0 a 9 trabajadores suponen el 95,5% del total de empresas).

 

2- Pequeñas empresas

Pequeñas empresas son todas aquellas que cuentan con grupo de trabajadores superior a 10 e inferior a 50 y facturan más de 2 millones de euros pero menos de 10 millones de euros. Estas pequeñas empresas tienen ciertas ventajas competitivas frente a las grandes empresas, como, por ejemplo:

  • Productos más personalizados: Las pequeñas empresas suelen invertir más en crear productos personalizados o más específicos para cierto sector de la población que las grandes empresas, que suelen emplear cadenas de producción para crear productos para las masas.
  • Pueden ayudar a las grandes empresas: Muchas veces, las grandes empresas se apoyan en las pequeñas empresas. Las grandes empresas suelen subcontratar a las pequeñas para realizar tareas técnicas o específicas.
  • Ciertos productos o servicios requieren pequeñas empresas: Hay ciertas actividades que solo pueden desarrollar o funcionan mejor cuando las desarrollan pequeñas empresas.

3- Medianas Empresas

Las empresas medianas son todas aquellas que tienen una plantilla que puede oscilar entre los 51 y los 250 empleados. Su facturación debe ser superior a los 10 millones de euros pero inferior a los 50 millones de euros. Tienen ciertas ventajas sobre las empresas pequeñas, como una mayor facilidad de financiación, aunque también unas cuantas desventajas, como una menor flexibilidad.

4- Grandes empresas

Las grandes empresas superan los 250 empleados y los 50 millones de euros de facturación. Las grandes empresas suelen ser muy conocidas y tienen ciertas ventajas sobre el resto de empresas porque, por ejemplo, cuentan con un músculo financiero mucho mayor. Aunque también tienen grandes inconvenientes, como una mayor dificultad de innovación, porque las ideas deben pasar por muchos filtros y, al final, se suelen adoptar medidas más tradicionales o más comerciales.

Empresas según la procedencia del capital

También podemos dividir las empresas según la procedencia de su capital. Existen tres grupos principales de empresas en función de su capital:

  1. Empresas públicas: Empresas públicas son todas las empresas que son propiedad del Estado, no importa si es a nivel nacional, provincial o, incluso, municipal.
  2. Empresas privadas: Las empresas privadas son aquellas que no son propiedad del Estado, sino de inversores, propietarios o accionistas particulares.
  3. Empresas mixtas: Son todas las empresas en las que su capital no proviene en su totalidad de particulares, es decir, empresas donde parte del dinero que necesitan como financiación proviene del Estado.

Empresas según su actividad


También se pueden clasificar las empresas según la actividad económica en la que participan:

  • Empresas pertenecientes al sector primario: Son todas las empresas que emplean y trabajan los recursos naturales, como por ejemplo las empresas que se dedican a: ganadería, pesca, caza o minería forman parte de este sector.
  • Empresas pertenecientes al sector industrial: Las empresas del sector industrial o sector secundario son las que transforman la materia prima derivada del sector primario para transformarla en todo tipo de bienes o productos de consumo.
  • Empresas pertenecientes al sector servicios: Las empresas del sector servicios o sector terciario, son las que se dedican a actividades intangibles y no materiales. Suelen resolver problemas o proporcionar soluciones a los clientes. Por ejemplo, asesorías, despachos de abogados o gabinetes psicológicos forman parte de este sector.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: