Tipos de fósiles

Los fósiles son las señales o huellas de organismos pasados que se conservan o quedan petrificadas en las rocas o en los sedimentos de la litosfera. Estas huellas pueden sufrir deformaciones en su composición, proceso que se conoce como metamorfismo dinámico o cambios en composición, proceso que se conoce como diagénesis.

Los dos organismos fósiles más comunes son los de animales y los de vegetales.

Pero, ¿qué tipos de fósiles existen?

Tipos de fósiles según su proceso de fosilización

Dependiendo de cómo se produjo el proceso de fosilización, podemos distinguir:

Fósiles petrificados

La petrificación es un proceso a través del cual los elementos orgánicos se transforman en roca. Y esto sucede cuando las moléculas que tiene un organismo, son sustituidas por las moléculas de un mineral.

En pocas palabras, se forma una copia de estos elementos orgánicos en piedras o rocas.

Fósiles congelados

Estos se forman cuando un organismo se queda sepultado en el hielo tras un proceso de congelación. Los organismos que se congelan permanecen inalterados durante largos períodos de tiempo, lo que permite a los científicos descubrir más sobre los animales fosilizados en cuestión.

Los fósiles congelados más conocidos son los de los mamuts lanudos y los de pingüinos gigantes que llegaron a medir hasta 1,8 metros. Como curiosidad, en la Antártida se encontraron fósiles de troncos de árboles de casi un metro, y eso que en la antártida que nosotros conocemos nunca han habido árboles.

Fósiles comprimidos

Los fósiles comprimidos son todos los que acaban sepultados en algún tipo de material blando, como podría ser el barro y después son cubiertos por una fina capa de sedimento.

Fósiles impresos

Son aquellos en los que el organismo se queda atrapado en sustancias blandas como el barro y luego, cuando éste se endurece, se queda plasmada la forma exacta del organismo en cuestión.

Fósiles incluidos

Son todos aquellos fósiles que se forman cuando el organismo se queda encerrado en ámbar resina, alquitrán, cera y sustancias similares.

De la misma forma que en el caso de los fosiles congelados, la conservación de los organismos en los fósiles incluidos es muy buena.

Clasificación de fósiles en función de sus características


Dependiendo de sus características, los fósiles se pueden organizar en los siguientes tipos:

Fósil guía o director

A este tipo de fósil también se le conoce como fósil guía o fósil índice y se caracterizan por pertenecer a organismos extintos.

Estos fósiles son realmente importantes y se emplean para datar estratos antiguos, es decir, son herramientas empleadas en la biocronología y bioestratigrafía para saber que de que época son los fósiles.

Su distribución estratigráfica no es muy amplia, sin embargo sí lo es su distribución a lo largo del planeta.

Fósiles problemáticos

Son todos aquellos fósiles en los que por su estado, son difíciles de determinar y de clasificar entre las distintas clases, subclases u órdenes conocidos, ya sean animales o plantas.

Subfósiles

Los subfósiles son todos aquellos en los que, debido a diversos motivos, como por ejemplo a la falta de tiempo o la forma en la que acabaron sepultados, no han terminado su proceso de fosilización.

La mayoría de subfósiles pertenecen al período cuaternario. De hecho, en contrar subfósiles de antes del Mesozoico es un hecho considerado extremadamente extraño.

Pseudo fósiles

Se consideran pseudo fósiles todos aquellos materiales que en apariencia son orgánicos, pero en realidad no lo son.

Fósiles vivientes

Se utiliza la expresión fósiles vivientes para designar a todas aquellas especies que son realmente parecidas a especies ya extintas. No obstante, es una expresión informal y no se emplea en el ámbito científico, ya que no se trata de un fósil.

Con la expresión de fósiles vivientes se suele señalar:

  • Aquellos organismos (ya sean animales o plantas) de los que solo se tenía constancia mediante fósiles, hasta que finalmente se acabaron descubriendo especímenes vivos. Este es el caso de algunos animales, como por ejemplo los conocidos como peces de celacanto o el panda rojo.
  • Aquellos organismos que se encuentran aislados, que florecieron o evolucionaron hace millones de años y que son conocidos, principalmente, por sus fósiles.

Fósiles químicos

Se conocen como fósiles químicos las moléculas encontradas en el petróleo o en el propio sedimento. Estos fósiles tienen, como veremos, varios usos:

  • Se emplean como parte de ciertos compuestos químicos que se producen en la actualidad, como son los combustibles fósiles: petróleo, gas y carbón.
  • También ayudan a diferenciar los ambientes marinos (agua salada) de los ambientes de agua dulce.
  • Sirven para conocer la presencia de algunos organismos.
  • E incluso se emplean en algunos métodos de descomposición de partículas.

 

 

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: