Tipos de IVA

El IVA, o el impuesto sobre el valor añadido, es el impuesto más conocido de todos y se caracteriza por gravar el consumo, afectando a todos los ciudadanos con independencia de su salario o renta. Por este motivo, podemos decir que es un impuesto indirecto.

Pero, ¿cuántos tipos de IVA existen?

Existen 3 tipos de IVA

El IVA general, un 21%

Es de un 21% y se aplica a todos los productos y servicios excepto los que se encuentran regulados por los otros dos tipos de IVA. Podemos considerar el IVA general como el impuesto sobre el valor añadido básico o por defecto. Y más con la última reforma, que subió algunos servicios y productos más hasta ese porcentaje. Se incluyen dentro de este impuesto: peluquerías, gimnasios, bares y restaurantes (hostelería en general), aparatos médicos, sanitarios y quirúrgicos, fontanería, tabaco, ropa y calzado, gasolina…

El IVA reducido, el 10%

Es de un 10% y afecta a algunos alimentos, a eventos deportivos, transporte, el agua (tanto de consumo como de regadío), árboles y arbustos y plantas…

El IVA superreducido, un 4%

Es de un 4% y es de aplicación únicamente a los artículos de primera necesidad como la leche, pan, huevos, cereales, frutas, verduras, medicamentos…

¿Qué productos cambiaron de IVA con la última reforma?

Debido a la coyuntura social, se realizó una reforma del Impuesto general sobre el valor añadido en la que muchos de los productos y servicios sufrieron subidas en su tasa de IVA. Estos son los productos y servicios que más subieron:

  • Educación: excepto libros, libretas y algunos lápices, todo lo relativo al material escolar subió del 4 al 21% de IVA.
  • Peluquerías: Las peluquerías fueron uno de los servicios que más sufrieron esta subida, pasando del 8 al 21% del impuesto en cuestión.
  • Películas: Seguramente habrás oído quejas durante todos estos años por parte del gremio de actores y cineastas hacia el gobierno, y no es de extrañar, pues subieron los tipos de IVA de las salas de cine desde un reducido 8 por ciento, hasta el tipo general del 21%.
  • Gimnasios: Los gimnasios también sufrieron un buen aumento desde el tipo reducido, que en aquel momento era de un 8% hasta el actual tipo general.
  • Veterinaria: Y es que si tener una mascota era caro per sé, con la última actualización del IVA del tipo reducido la aumentaron al tipo general del 21% y se quedaron tan ‘panchos’.
  • Servicios de sanidad: excepto algunos servicios sanitarios básicos, es decir, los dedicados a diagnóstico, prevención y tratamiento de enfermedades, el resto de servicios pasaron a ser gravados por el IVA general y subieron al 21% servicios como:  fisioterapeutas, nutricionistas, servicios dermocosmética y depilació e, incluso, cirugía estética.
  • Productos considerados como sanitarios: Excepto los productos básicos, como las gafas, prótesis o muletas, todos los demás productos sanitarios pasaron a estar gravados con el IVA reducido a subir al IVA general del 21%.

 

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: