Tipos de leucemia

La leucemia es un cáncer de las células precursoras de la formación de la sangre, con mayor frecuencia de los glóbulos blancos, aunque algunas leucemias comienzan en otros tipos de células sanguíneas. La leucemia se puede describir como de crecimiento rápido (aguda) o de crecimiento lento (crónica). Los diferentes tipos de leucemia tienen diferentes perspectivas y opciones de tratamiento.

¿Qué tipos de leucemia existen? 

Cada paciente con leucemia es diferente. Estos son los más conocidos:

Hay 2 tipos principales de leucemia aguda:

  • Leucemia mieloide aguda (LMA)
  • Leucemia linfoblástica aguda (LLA)

Hay 3 tipos principales de leucemia crónica

  • Leucemia mieloide crónica (LMC)
  • Leucemia linfocítica crónica (LLC)
  • Leucemia de células pilosas (LCP)

 

  • Leucemia mieloide aguda (LMA)

La leucemia mieloide aguda (LMA), también conocida como leucemia mielógena aguda, leucemia mieloblástica aguda, leucemia granulocítica aguda o leucemia no linfocítica aguda, es una forma de cáncer de la sangre y la médula ósea que crece rápidamente.

La LMA es el tipo más común de leucemia aguda. Ocurre cuando la médula ósea comienza a producir blastos, células que aún no han madurado por completo. Estas explosiones normalmente se desarrollan en glóbulos blancos. Sin embargo, en LMA, estas células no se desarrollan y son incapaces de evitar infecciones.

En la LMA, la médula ósea también puede producir glóbulos rojos y plaquetas anormales. El número de estas células anormales aumenta rápidamente, y las células anormales (leucemia) comienzan a desplazar a los glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas normales que el cuerpo necesita.

Una de las principales cosas que diferencia a la LMA de las otras formas principales de leucemia es que tiene ocho subtipos diferentes, que se basan a partir de la celular en que se desarrolló la leucemia. Los tipos de leucemia mielógena aguda incluyen:

  • Mieloblástico (M0) – en análisis especiales
  • Mieloblástico (M1) – sin maduración
  • Mieloblástico (M2) – con maduración
  • promielocólico (M3)
  • Myelomonocytic (M4)
  • Monocytic (M5)
  • Eritroleucemia (M6)
  • Megacariocítico (M7)

Opciones de tratamiento de la leucemia mieloide aguda

El tratamiento para la AML puede incluir quimioterapia, radioterapia, trasplante de células madre y / o terapia dirigida.

Un tratamiento de quimioterapia común para la LMA comienza con la quimioterapia de inducción, en la que se usa una combinación de medicamentos para destruir la mayor cantidad de células leucémicas posible y llevar los recuentos sanguíneos a la normalidad. Esto es seguido por la quimioterapia de consolidación, para destruir cualquier célula leucémica remanente que no se pueda ver en la sangre o la médula ósea.

 

  • Leucemia mieloide crónica (LMC)

También conocida como leucemia mielógena crónica (LMC), la LMC es una forma de cáncer que afecta la médula ósea y la sangre. Comienza en las células formadoras de sangre en la médula ósea y luego, con el tiempo, se propaga a la sangre. Eventualmente, la enfermedad se propaga a otras áreas del cuerpo.

Por lo general, al estar categorizado como crónico, indica que este tipo de leucemia se propaga y crece lentamente. Sin embargo, la leucemia mielógena crónica puede cambiar de una lenta progresión a una forma aguda de leucemia de rápido crecimiento que puede diseminarse a casi cualquier órgano del cuerpo.

A diferencia de los otros tres tipos principales de leucemia, LMC tiene una diferencia significativa que lo diferencia del resto. Se ha demostrado que la LMC se asocia con un cromosoma anormal conocido como el cromosoma Filadelfia (cromosoma Ph).

Los cromosomas son estructuras en células que contienen genes, que dan instrucciones a las células. El cromosoma Ph es una anomalía que ocurre cuando una pieza del cromosoma 22 se desprende y se adhiere al extremo del cromosoma 9, que también se desprende y se adhiere al cromosoma 22.

Las rupturas en ambos cromosomas causan los genes BCR y ABL, que se combinan para crear el gen del cáncer. El vínculo entre el cromosoma Ph y LMC fue descubierto alrededor de 1960.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, hubo aproximadamente 5.050 incidentes de LMC en los Estados Unidos en 2009. La LMC representa del 10 al 15 por ciento de todos los tipos de leucemia, con una edad promedio de diagnóstico de 67 años.

Opciones de tratamiento de la leucemia mieloide crónica

El tratamiento para la LMC puede incluir radioterapia, quimioterapia, trasplante de células madre y / o inmunoterapia.

Un tratamiento común de quimioterapia para las leucemias crónicas es la quimioterapia oral. Los pacientes con LMC pueden recibir los siguientes medicamentos: Gleevec® (imatinib), Sprycel® (dasatinib) y Tasigna® (nilotinib).

 

  • Leucemia linfocítica aguda (LLA)

La leucemia linfocítica aguda (LLA), también llamada leucemia linfoblástica aguda y leucemia linfoide aguda, es un cáncer de la sangre que se produce cuando se acumulan glóbulos blancos anormales (células leucémicas) en la médula ósea.

La LLA progresa de forma rapida, reemplazando las células sanas que producen linfocitos funcionales con células leucémicas que no pueden madurar adecuadamente. Las células leucémicas se transportan en el torrente sanguíneo a otros órganos y tejidos, incluyendo el cerebro, el hígado, los ganglios linfáticos y los testículos, donde continúan creciendo y dividiéndose. El crecimiento, la división y la diseminación de estas células de leucemia pueden dar lugar a una serie de síntomas notables.

La LLA generalmente se asocia con tener más células linfáticas B que las células T. Las células B y T desempeñan un papel activo en la prevención de infecciones y gérmenes del cuerpo y destruyen las células que ya se han infectado. Las células B en particular ayudan a prevenir que los gérmenes infecten el cuerpo mientras que las células T destruyen las células infectadas.

La LLA puede ocurrir a cualquier edad, pero las incidencias de leucemia linfocítica aguda ocurren con mayor frecuencia en personas menores de 15 años o mayores de 45. Aunque la LLA representa el mayor porcentaje de diagnósticos de leucemia en niños menores de 15 años (específicamente entre edades de dos a cuatro), es raro que los adultos desarrollen esta enfermedad.

Opciones de tratamiento de la leucemia linfocítica aguda

El tratamiento para la LLA puede incluir quimioterapia, quimioterapia con trasplante de células madre, radioterapia y / o inmunoterapia.

Un tratamiento de quimioterapia común para la LLA comienza con la quimioterapia de inducción, en la cual se usa una combinación de medicamentos para destruir la mayor cantidad posible de células leucémicas y normalizar los recuentos sanguíneos. Esto es seguido por la quimioterapia de consolidación, para destruir cualquier célula leucémica remanente que no se pueda ver en la sangre o la médula ósea.

Los pacientes con LLA también pueden recibir quimioterapia de mantenimiento. Este curso menos intensivo de quimioterapia se usa para reducir el riesgo de recurrencia de la enfermedad una vez finalizado el tratamiento.

 

  • Leucemia linfocítica crónica (LLC)

La leucemia linfocítica crónica (LLC) es un cáncer de crecimiento lento que comienza en los linfocitos de la médula ósea y se extiende a la sangre. También se puede diseminar a los ganglios linfáticos y órganos como el hígado y el bazo. La LLC se desarrolla cuando crecen demasiados linfocitos anormales, desplazando a las células sanguíneas normales y dificultando que el cuerpo combata las infecciones.

El término “crónica” significa que la enfermedad se desarrolla lentamente. Los linfocitos anormales tardan más en desarrollarse y multiplicarse. Una enfermedad como la LLC, por lo tanto, puede tomar varios años antes de que se vuelva grave. Comparativamente, la progresión de la leucemia linfocítica aguda (ALL) es muy rápida. Todo puede avanzar en un período mucho más corto.

Opciones de tratamiento de la leucemia linfocítica crónica

El tratamiento para la LLC puede incluir radioterapia, quimioterapia, trasplante de células madre y / o inmunoterapia.

Un tratamiento de quimioterapia común para las leucemias crónicas es la quimioterapia oral. Los pacientes con LLC pueden recibir FCR (fludarabina, ciclofosfamida y rituximab) y bendamustina. La EBRT es una opción de radioterapia común para la LLC y puede ayudar a reducir la hinchazón en los ganglios linfáticos, el hígado o el bazo.

 

  • Leucemia de células pilosas (HCL)

La leucemia de células pilosas (HCL) es un raro subtipo de leucemia linfocítica crónica (LLC) que progresa lentamente. El HCL se produce cuando la médula ósea produce demasiadas células B (linfocitos), un tipo de glóbulo blanco que combate las infecciones. A medida que aumenta el número de células leucémicas, se producen menos glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas saludables. Este tipo de leucemia recibe su nombre por la forma en que las células se ven bajo el microscopio, con fragmentos finos que les dan un aspecto “peludo”. HCL afecta a más hombres que mujeres, y ocurre con mayor frecuencia en adultos de mediana edad o mayores. La HCL se considera una enfermedad crónica porque es posible que nunca desaparezca por completo.

Síntomas comunes de la leucemia de células pilosas

Los síntomas de HCL pueden incluir:

  • Debilidad o sensación de cansancio
  • Infecciones recurrentes y fiebres
  • Sencillo moretón o sangrado
  • Falta de aliento
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Dolor o sensación de plenitud debajo de las costillas
  • Bultos indoloros en el cuello, axilas, estómago o ingle
  • Ganglios linfáticos inflamados

Estos síntomas se pueden atribuir a una serie de afecciones distintas al cáncer. Es importante consultar con un profesional médico para un diagnóstico preciso.

Tratamientos avanzados para la leucemia de células pilosas

El tratamiento puede no ser necesario para las personas en las primeras etapas de la leucemia de células pilosas. Debido a que este cáncer progresa muy lentamente y, a veces, no progresa en absoluto, por lo tanto a menudo se recomienda el tratamiento solo después de que se desarrollan los signos y síntomas. La mayoría de los pacientes con leucemia de células pilosas eventualmente requieren tratamiento.

Los tratamientos comunes contra este cáncer incluyen:

Quimioterapia: los medicamentos contra el cáncer se consideran el tratamiento de primera línea para el HCL y son el tratamiento más comúnmente utilizado. Para la mayoría de los pacientes con HCL, los medicamentos de quimioterapia pueden eliminar el cáncer por muchos años.

Inmunoterapia: estos medicamentos están diseñados para estimular el sistema inmunitario del cuerpo y reconocer y destruir el cáncer.

Cirugía: el bazo ayuda a formar los glóbulos blancos del cuerpo. La cirugía para extirpar el bazo puede ser una opción si el bazo se rompe o si está agrandado y causa dolor. Una esplenectomía puede mejorar los conteos sanguíneos, pero no es probable que elimine la enfermedad.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: