Tipos de soldadura

¿Qué es la soldadura?

La soldadura es uno de los procesos de fabricación más conocidos y que supone la unión de dos materiales que en la mayoría de los casos son metales a través de un proceso de fusión (también conocido como coalescencia). Este proceso de soldadura se produce a través de la fundición de ambas piezas (pudiendo agregarse en este momento algún tipo de material de relleno). Una vez que se produce el enfriamiento de la fundición, se convierte en una unión fija entre ambos materiales.

Pero, ¿qué tipos de soldadura existen?

Antes de nada, es importante diferenciar los dos tipos de soldadura existentes dependiendo del material de aporte, que son los materiales que se utilizan para formar un cordón de soldadura de buena calidad. De modo que, en función de este material, podemos destacar dos formas de soldadura: homogénea o heterogénea.

Tipos de soldadura dependiendo del material de aporte

Existen dos tipos de soldadura para materiales metálicos que varían en función del material de aportación:

Soldadura homogénea

Es el tipo de soldadura en el que no se emplea el conocido como material de aportación o, si se emplea, es del mismo material que las piezas que van a unirse.

Es decir, para que la soldadura sea homogénea si se emplea material de aportación, se requiere que éste sea del mismo tipo que el material de las piezas en cuestión.

Soldadura heterogénea

Es la soldadura que se realiza entre materiales o metales de distinto tipo o aquella en la que, a pesar de que los metales son del mismo tipo, el material de aportación es de diferente naturaleza.

Tipos de soldadura

Soldadura fuerte

La soldadura fuerte es un tipo de soldadura térmica en la que un material de aportación ya fundido se introduce en el hueco o punto de unión de los metales. Los metales de aportación para este tipo de soldadura superan una temperatura de más 500 ºC (los metales de aporte en este tipo de soldadura siempre superan los 450 ºC), aunque esta temperatura es inferior a la de los metales que son objeto de la soldadura.

Como ventaja principal podemos destacar que, en este tipo de soldadura, si se emplea el metal de aportación adecuado, la unión producida entre ambos metales será muy resistentes, más incluso que el metal de estos materiales.

Es en las soldaduras por gas en las que el oxígeno actuará como agente inflamatorio, mientras que como combustible se podrán emplear otro tipo de gases, como por ejemplo el butano, el propano e  incluso el acetileno y el uso de uno u otro dependerá del tipo de aplicación.

Características de la soldadura fuerte

  • Aplicaciones: Se emplea sobre todo para uniones entre metales como bronce, acero, plata, latón o cobre
  • Tipo: La soldadura fuerte es un tipo de soldadura heterogénea
  • Materiales de aportación: El material de aportación más común es el latón, aunque también se puede emplear el cobre.
  • Temperatura: La soldadura fuerte alcanza una temperatura de ochocientos grados
  • Herramienta: Se emplea el soplete de gas como herramienta principal

Soldadura blanda

La principal diferencia entre la soldadura blanda y la soldadura fuerte es la temperatura de fusión del material de aportación. Es decir, en el caso de la soldadura blanda, la temperatura de fusión del material de aporte es inferior a los cuatrocientos cincuenta grados, mientras que en la soldadura fuerte, la temperatura del metal de aportación es superior a esta temperatura.

Características de la soldadura blanda

  • Aplicaciones: La soldadura blanda tiene muchísimas aplicaciones, desde la creación de juguetes hasta incluso la fabricación de motores. Aunque su aplicación más común es la unión de pequeñas piezas de diferentes materiales.
  • Tipo: La soldadura blanda es heterogénea, dado que se unen materiales de diferente naturaleza
  • Materiales de aportación: La aleación de estaño es el material de aporte más común en este tipo de soldadura, aunque se utiliza, también, el plomo.
  • Temperatura: La temperatura puede alcanzar los 400 ºC
  • Herramienta: La herramienta más utilizada en la soldadura blanda es el soldador eléctrico

Soldadura Oxiacetilénica

La soldadura oxicetilénica es una de las soldaduras conocidas como autógenas y se puede realizar como soldadura homogénea y, también, como soldadura heterogénea.

Es decir es un tipo de soldadura en el que el material de aporte puede ser el mismo que el del metal base (homogénea) o diferente al metal de aporte (heterogénea) o puede realizarse sin material de aporte (soldadura autógena).

Características de la soldadura oxiacetilénica

  • Aplicaciones: Se aplica en soldaduras “grandes”. Es decir, se suele emplear en en soldaduras relativas a la construcción, automovilismo o incluso la industria naval.
  • Tipo: La soldadura oxicetilénica, como hemos comentado, puede ser tanto heterogénea como homogénea (incluso autógena)
  • Materiales de aportación: Se emplea el mismo material de aporte, diferente o no emplear material de aporte
  • Temperatura: La temperatura en la soldadura oxicetilénica puede superar los 3.000 ºC
  • Herramienta: En este tipo de soldadura se emplea el soplete oxiacetilénico, que consigue que no se propague el calor, logrando una fusión rápida. Y para ello emplea el oxígeno como agente inflamatorio y el acetileno como fuente de combustible

Soldadura por resistencia eléctrica

Características de este tipo de soldadura

  • Aplicaciones: Es un tipo de soldadura realmente importante en la actualidad, sobre todo en la industria del día de hoy, ya que es una soldadura que se utiliza con materiales como la chapa fina. Se utiliza para los electrodomésticos de casa, para la carrocería de los vehículos o en otro tipo de sectores, como en la industria juguetera, por ejemplo.
  • Tipo: La soldadura por resistencia eléctrica es homogénea
  • Materiales de aporte: No se emplea material de aporte
  • Temperatura: La temperatura de la soldadura por resistencia eléctrica varía en función de la temperatura de fusión de los materiales que son objeto de la soldadura.
  • Herramienta: La herramienta varía en función del tipo de soldadura por resistencia eléctrica ya sea esta por puntos, por inducción o por arco eléctrico.

En estos tres procesos de soldadura el calor se produce cuando la electricidad pasa a través de las piezas que se van a unir. Para cada tipo de soldadura se emplean diferentes máquinas. Vamos a ver estos tres tipos de soldadura por resistencia eléctrica.

Tipos de soldadura por resistencia eléctrica

Soldadura por puntos

La soldadura por puntos supone el proceso de soldado por resistencia que utiliza la presión y la temperatura como método de unión entre las piezas, es decir, se calientan las piezas con la corriente eléctrica hasta temperaturas próximas a la fusión, para después ejercer presión sobre las piezas, lo que provoca la unión de las mismas.

Es un tipo de soldadura que se emplea, sobre todo, en placas de chapa o metálicas que tengan un espesor de entre 0,3 y 0,5 milímetros.

De todos los tipos de soldadura por resistencia, este es el más complejo y, por esto, si queréis más información podéis leer este artículo sobre la soldadura por puntos.

Soldadura por inducción

La soldadura por inducción o también conocida como soldadura por costura es una variación de la soldadura por puntos y aunque se basa en el mismo sistema que la soldadura anterior, la diferencia principal es que en ésta, se cambian las puntas de los electrodos por rodillos.

Soldadura por Arco Eléctrico

Este tipo de soldadura se realiza con un electrodo revestido y como característica principal destaca la creación de un arco eléctrico entre una varilla metálica conocida como electrodo o electrodo revestido y la pieza que es objeto de la soldadura.

 

Vídeo de los tipos de soldadura

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: